Como trabajamos

EDUCAR CON EL CUERPO, DESDE EL CUERPO Y PARA EL CUERPO

Desde un principio creímos que debíamos acercarnos a la gente con una propuesta integradora. Objetivo obvio que, sin embargo, debía romper con el mito sobre el tratamiento del cuerpo aislado, separado y al servicio de la mente. El cuerpo es el espacio visible y tangible de toda persona capaz de recibir información, de emitirla de generarla y de transformarla, Refiriéndose a su actividad psíquica su sensibilidad, sus afectos, su motricidad, su creativi-dad y su necesidad de comunicación.

Por ello, toda persona que redescubre la escucha de su propio cuerpo, manifiesta un cambio sustancial en la satisfacción de sus necesidades y, en consecuencia, en la obtención de diferentes logros y placeres. Por esta razón, ustedes comprenderán por qué en el espacio de trabajo priorizamos este aspecto como fundante de nuestra tarea, procurando afianzar lo que traen nuestros alumnos e intervenir para agudizar, profundizar, advertir y canalizar, las voces internas.

Creemos que el reconocimiento perceptivo del cuerpo es la piedra fundamental, porque nos permite aprender a escuchar qué es lo que necesita, procurando una mayor disponibilidad, recuperando la soltura y la naturalidad del movimiento. De éste modo, ordenar y reordenar de manera constante y dinámica deja de ser una mecánica forzada y se instala como hábitos en y para la vida. Nuestra experiencia en la tarea nos permite decir que el movimiento puede ser el mejor medio para evitar el stress y el cansancio, generando en el cuerpo el alivio suficiente como para disfrutar de él.

En nuestras actividades buscamos:
  • Desarrollar la sensibilidad.
  • Estimular la creatividad.
  • Propiciar el impulso a la investigación.
  • Experimentar diferentes modos de resolución.
  • Expresar y transformar.
  • Gestar un espacio de pertenencia.
  • Crear vínculos para compartir el espacio y la tarea.
  • Colaborar y respetar.
  • Generar espacios de comunicación verbal y no verbal.
  • Producir una estética y expresiva auténtica.
  • Promover la capacidad de jugar.
  • Reconocer perceptivamente el cuerpo.
  • Procurar una mayor disponibilidad corporal.
  • Mejorar los niveles de fuerza y flexibilidad.
  • Recuperar la soltura y naturalidad del movimiento.
  • Reorganizar la postura sin rigidez y crear hábitos de reconocimiento y ordenamientos constantes.
  • Bajar los niveles de tensión ubicados en diferentes partes del cuerpo.
  • Investigar sobre las necesidades del cuerpo hoy y ahora.
  • Aliviar el stress y el cansancio transformando el cuerpo en un espacio agradable para estar.